Carmen Cañas
Rectora

Una sociedad sin madre sería una sociedad que ha dado el paso al cálculo y la especulación porque las madres, incluso en los peores momentos, saben dar testimonio de la entrega incondicional y de la fuerza de la esperanza.  (Papa Francisco)

Mayo es un mes de especial connotación pues en sus treintaiún días encierra muchas y variadas conmemoraciones de distintos lugares del mundo. Para nosotros las más significativas son las del Día Internacional del Trabajo, que el santoral católico hizo coincidir con el día de San José Obrero, el Día de las Madres y el Día Internacional de la Familia, las cuales celebramos el 1, 12 y 15 respectivamente.

Tres fechas que nuestra comunidad educativa debe honrar porque permiten enaltecer a los miembros de la Sagrada Familia y por su patrocinio a quienes formamos parte de cada hogar. Ocasiones oportunas para valorar el trabajo de los que llevan honradamente el sustento a la casa, para agradecer el testimonio de cuidado, ternura y esperanza de las madres o padres que dan la vida para que ninguno de sus hijos se pierda y, para disfrutar de la alegría de sentirnos parte de un hogar que nos brinda amor y protección.

Como Familia Gonzaga en este mes de María, la madre de todos los creyentes y, además, Patrona de nuestro colegio, la exaltaremos presentándole a los más pequeños, los niños de Primer año de EGB, en una especial Misa de 20, para que inicien bajo su amparo el camino de formación religiosa y espiritual que les llevará hasta su Consagración -experiencia culmen en la vida de un Gonzaga- cuando lleguen a Octavo año de EGB.

Con esto cerraremos un ciclo que empezó el 6 de abril, precisamente con la Consagración a la Madre Dolorosa que dio inicio a las Fiestas Patronales, y nos dispondremos a continuar la etapa final del año escolar.

Deseo que todas las muestras de amor, trabajo y lucha que podemos observar en las personas que nos rodean, así como los ejemplos de quienes ya no están pero que dejaron legados de fe, valores y enseñanzas, sean los preceptos que guíen nuestro diario andar y, de esta manera, cada miembro de la comunidad educativa Gonzaga logre recrear en su vida el lema institucional: Ser más para servir mejor.