Nuestra Historia

En el año de 1959, la Compañía de Jesús funda el Colegio San Luis Gonzaga, viéndose así concretado el anhelo de muchas personas que unos años antes, cuando se cumplió el cincuentenario del Prodigio del 20 de abril, habían concebido la idea de crear una nueva institución con el propósito de rendir un tributo a la Virgen por el milagro con que distinguió a las aulas y estudiantes del Colegio San Gabriel.

Bajo la dirección del Padre Gonzalo Romero, S.I., el Gonzaga comienza a educar, precisamente en las aulas centenarias junto a la Iglesia de la Compañía, donde desde la época de la colonia habían funcionado excelentes y renombradas instituciones educativas regentadas por la congregación de Ignacio de Loyola.

Al comienzo fue un “colegio enteramente gratuito de Bachillerato en Humanidades Modernas y Experimental de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Pontificia Universidad  Católica del Ecuador” y su estudiantado selecto estaba conformado por jóvenes de escasos recursos económicos pero de notable aptitud académica.

Con el tiempo esta condición de gratuidad fue desapareciendo y se empezaron a cobrar pensiones mínimas pero se mantenían ayudas para los estudiantes talentosos que no contaban con los recursos suficientes. Así mismo, de a poco, fue perdiendo el carácter de colegio de práctica docente para ganar autonomía administrativa pero sin perder jamás su identidad de colegio jesuita.

A partir de 1991 forma parte de la Red de Colegios Jesuitas del Ecuador, y como tal se acoge a las innovaciones y postulados de la pedagogía ignaciana. Más adelante, en 1999 asume el reto de la coeducación y con éxito en el año 2005 graduó la primera promoción de hombres y mujeres gonzagas.

En el año 2002 dejó las aulas del Centro Histórico y desde noviembre del 2004 ocupa su propio campus en la Armenia del Valle de los Chillos, donde continúa sirviendo a la educación de la juventud ecuatoriana en un contexto de aprendizaje moderno, armónico y acogedor.

El 19 de diciembre de 2009, el Colegio Gonzaga cumplió 50 años de vida institucional. Cincuenta años en los que muchos jóvenes quiteños han pasado por sus aulas y recibido una educación de sello ignaciano. A partir de septiembre de 2011 abrimos las puertas para acoger a la niñez y comenzamos a cumplir el viejo anhelo de constituirnos en Unidad Educativa.

Finalmente, en 2012, la Unidad Educativa es seleccionada como uno de los 10 colegios piloto de la Federación Latinoamericana y del Caribe de Colegios Jesuitas e Ignacianos para participar del Sistema de Calidad en la Gestión Escolar y así afrontar de mejor manera los retos de la educación del siglo XXI.

Inicio de Sesión

Búsqueda